58# En la cima de la montaña

Decidí escalar hasta la cima para ver el mundo a mis pies, tal y cómo siempre había soñado. Pero una vez allí, seguía sintiéndome insignificante, tanto, como las personas que veía corretear por la ciudad desde lo más alto de la montaña. Eran como hormigas, insectos casi triviales para nosotros en nuestra percepción del mundo. Me percaté que a fin de cuentas, todos éramos insignificantes, solo llevábamos unos míseros miles de años poblando la Tierra y nos creíamos los dueños de todo. No somos lo que tenemos, somos una ínfima parte del todo. Pero aun así, exigimos más y más al planeta acabando con él lentamente…

Lástima.

Cuando volví a la ciudad todas esas ideas se desvanecieron.

(Temática viajes)

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s