66# Seneca Falls

—La historia de la humanidad es una historia de repetidos agravios y usurpaciones por parte del hombre hacia la mujer —continuó hablando con voz exaltada la conferenciante.

«Cuánta razón tienes Elizabeth, cuánta razón…», pensó con tristeza Susan para sus adentros mirando de reojo al público que escuchaba emocionada el discurso.

—Privilegios que nos pertenecen como ciudadanos de los Estados Unidos             —exclamó recibiendo los vítores y aplausos de todos los asistentes en la sala.

Susan observó cómo Lucretia aplaudía a su compañera y la abrazaba cuando bajó de la tribuna. Se armó de valor, cruzó la sala acercándose entre la multitud y se colocó frente a ellas.

—Señora Stanton, soy Susan Anthony —se presentó estrechándole la mano—, he seguido sus movimientos durante un tiempo. Me gustaría hablar con usted sobre lo que hoy ha dicho y ayudar en lo posible.

—Hola Susan, encantada de conocerte. ¿Conoce a Lucretia Mott? —dijo señalando a su acompañante.

—Personalmente no —Sonrió al tiempo que se volvía hacia ella—. Encantada señora Mott. Una injusticia lo de Londres…

—Puedes tutearme querida, cualquiera que quiera ayudar es nuestra amiga. Lo de Londres tan solo fue la punta del iceberg.

—Para mí fue la gota que colmó el vaso —dijo Susan—, por eso estoy aquí.

(Derechos y libertades de las mujeres)

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s