190# Inspiración

Decidí rebuscar en la carpeta de las ideas olvidadas y confiar en que las Musas se apiadasen de mí. En su interior, encontré historias de todo tipo: corsarios surcando los siete mares, romances imposibles, viajes por el espacio infinito, imperios a punto de derrumbarse… Pero nada conseguía encender la chispa de la inspiración, así que cambié de parecer y recurrí al plan B.

Salí del despacho, bajé las escaleras y me dirigí hacia la cocina. En la puerta de la nevera colgaba una pizarra blanca. Cogí uno de los dos rotuladores, la miré fijamente y tras permanecer unos segundos con la mirada perdida, no fui capaz de escribir nada.

Solté el rotulador y abrí la nevera. Agarré la jarra de agua llevándomela a la boca. El frescor se deslizó por mi garganta revitalizándome al instante. Cerré la puerta y observé de nuevo la pizarra.

«¿De dónde viene la inspiración?» escribí con el rotulador rojo.

Me marché hacia el despacho y continúe indagando por los confines de mi subconsciente, tratando de hallar algo me hiciera comenzar a escribir con frenesí.

Pero pasaron horas y no obtuve ninguna recompensa. El sol hacía rato que había dado paso a la noche y una reluciente luna me observaba a través de la ventana. Me levanté de la silla y llevándome la mano al estómago me dirigí de nuevo a la cocina.

Abrí la nevera dispuesto a prepararme una ensalada cuando reparé en la pizarra y releí la frase que escribí horas antes.

«De cualquier lado…» contesté con el rotulador azul.

(Temática inspiración)

Anuncios

3 respuestas a “190# Inspiración

  1. Tiene su qué la mierda esta. Es un “¡Eh…! pues tampoco está tan mal” Como si el mismo relato surgiera de esa falta de inspiración. Es un inception en toda regla.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.